BLOG “A FALTA DE NOMBRE”

Comenzar un blog es como entrar a vivir a un nuevo hogar.

Observas el espacio, recorres con la mirada cada rincón, cada hueco, cada habitación, sientes cada corriente de aire y el recorrido de la luz,  hasta que por fin consigues imaginarte formando parte de él.

Poco a poco lo vas amueblando y llenando de detalles personales que definirán ese espacio como una prolongación de ti.

Te invito a pasar a este lugar que decoraré poco a poco, donde me moveré como pez en el agua de la creatividad y fluirán las ilustraciones que nacen acompañando a las palabras que lanzo al mar sin destinatario, esas que se presentan sin avisar y se quedan a pasar la noche.

Y no hace falta tener todo perfecto y ordenado para recibir visitas. Así que, adelante.